12 ene. 2014

RÍETE SIN MIEDO



      Hemos oído hablar mucho sobre la risoterapia y sobre la importancia de reírnos de nosotros mismos. Diversos estudios han demostrado que si dedicásemos un tiempo diario a reírnos y a hacer lo que nos apasiona sufriríamos menos ansiedad y estados depresivos.
Así que, os quiero invitar a crearos un buen estado de ánimo que no requiere mucho esfuerzo ni derroche de creatividad, sólo basta con dedicar algunos minutos al día a sonreír y transmitirlo a los demás. 

¿Habéis notado lo que sentís cuando os encontráis con una persona agradable que no para de sonreír mientras os habla o atiende en algún establecimiento?, ¿qué ocurre?. Creo que lo mismo nos ocurre a todos, nos sentimos alegres y deseamos volver a encontrarnos con esta persona que nos transmite esta sensación tan agradable que es la alegría. Nos la ha contagiado.

Elsa Punset nos muestra cómo se contagian nuestras emociones y cómo los demás nos pueden contagiar las suyas.

 ¿Cómo podemos utilizar ésto de una forma productiva?. Como podemos ver en el vídeo, el experimento realizado nos muestra cómo nos sentimos cuando vemos a alguien riendo sin represión ni timidez. 
Hagamos nosotr@s lo mismo. Riámonos de nosotros mismos y hagamos partícipes a los demás de esta emoción tan positiva que es la risa. Hagamos el experimento en nuestro entorno, y observemos qué pasa.
 Con sólo una sonrisa, con sólo un poco de amabilidad estamos abriendo muchas puertas, así que, os invito a reír y sonreír más a menudo. Seguro que después nuestros pensamientos cambian de color y se tornan más claros. 


                     


 ¿SE HA DIBUJADO UNA SONRISA EN TU ROSTRO VIENDO EL VÍDEO?