19 dic. 2013

HÁBITOS DE BÚSQUEDA DE EMPLEO SALUDABLES


    A menudo nos preguntamos cómo afrontar la búsqueda de empleo con motivación, entusiasmo, esperanza y sobretodo, confianza en nosotros mism@s. Para ello es muy importante estar convencidos de que la consecución de nuestros objetivos depende de nosotr@s.
Aquí os muestro una guía que nos enseña, que al igual que los hábitos de vida saludables, unos buenos hábitos de búsqueda de empleo, nos ayudarán en nuestro día a día para sentirnos con más fuerza.

1. Levántate temprano cada mañana. Así te dará tiempo de consultar las noticias para estar informado, llevar a los peques al cole (si es el caso), de consultar o enviar tu correo, buscar la información que te interesa, contestar a ofertas de empleo, revisar tu cv, participar en las redes sociales profesionales, hacer alguna llamada
2. CUIDA TU IMAGEN PERSONAL Y TU ACTITUD. Es muy importante cuidar la imagen que mostramos. Cuando vamos a dejar el cv en persona debemos dar la imagen de profesionales en activo, estamos activos buscando empleo, y por tanto, debemos cuidar la ropa, el peinado, el calzado, la foto, etc. También nuestra actitud dice mucho de nosotros mismos. Debemos mostrar lo que valemos en los pocos minutos que dure la cita, el encuentro o la entrevista y mostrar confianza en nosotros. Ser positivos y profesionales a cada momento. Igual de importante es mantener esta actitud en la imagen que proyectamos en las redes sociales, nuestra foto, la información que transmitimos, etc.
3. Márcate objetivos alcanzables a corto y medio plazo. Es decir, diseña un itinerario de búsqueda de empleo, aquellos pasos que debes dar para alcanzar tus objetivos. Te puedes plantear mejorar tu formación o conocimientos en algún ámbito o reciclarte, por lo que, mientras buscas esa formación que te interesa también puedes revisar ofertas de empleo, enviar cv, etc.
4. Planifica lo que vas a hacer cada día. Siguiendo la planificación-itinerario  de búsqueda de empleo que te has diseñado para alcanzar tus objetivos a corto-medio-largo plazo.

5. Sigue una rutina horaria diaria. Piensa que buscar empleo es como un trabajo más, requiere mucho tiempo de dedicación, así que cuanto más organices tu tiempo mucho mejor.
6. Utiliza una agenda en la que anotar todos los pasos que vas dando en tu búsqueda de empleo. Es importante que no se te olvide nada, y repasar las acciones que te van quedando pendientes, por ejemplo, la llamada a esa empresa que no te contestaba o en la que te dijeron que llamaras más adelante para preguntar de nuevo por el puesto que te interesa, o volver a llamar al cabo de los meses de dejar el cv. Se trata de hacer seguimiento a aquellas empresas en las que crees que puedes tener alguna posibilidad.
7. Utiliza las redes sociales. En ellas puedes aprender muchas cosas que desconocías, te puedes fijar en lo que hacen otras personas de tu sector para buscar trabajo o cómo se ganan la vida. También son útiles como medio de autoformación, se pueden adquirir muchos conocimientos gracias al intercambio de información que encontrarás y gracias al propio uso que tú hagas de la red.
8. SÉ CONSTANTE Y NO TE DESVÍES DE TUS OBJETIVOS. Te encontrarás muchos obstáculos y fracasarás en pequeños y grandes intentos. Necesitarás decidirte por una vía alternativa más importante y necesaria a corto plazo, pero, en cuanto puedas retomarlo, no olvides los objetivos y el plan de trabajo que te planteaste y que es tan importante para ti.
9. CREE EN TI. CONFÍA EN TU VALÍA. Repasa tus logros y recuerda tus puntos fuertes. Te ayudarán a recordar lo que vales en el campo profesional y personal. No olvides tenerlo siempre presente y repítete a ti mismo lo que vales.
10. MANTENTE ACTIV@. No dejes de hacer cosas, unos días avanzarás más que otros pero siempre te sentirás útil, tendrás la sensación de que aprovechas el tiempo, y que estás haciendo lo que debes hacer para encontrar empleo. Si no es así, es hora de que te pongas en marcha.
11. DÉJATE AYUDAR POR TUS AMISTADES Y CONTACTOS. Estos deben saber que estás en búsqueda activa de empleo, que no parad@, y deben tener muy claro cuál es tu perfil. Igual de claro y conciso que lo debes dejar en Linkedin, twitter, Facebook, etc, y usando las palabras exactas, es decir, en pocas palabras debes saber decir a qué te dedicas o te quieres dedicar o cuál es tu profesión.
12. SÉ PERSEVERANTE Y LEVÁNTATE CUANDO CAIGAS. En estos momentos tan competitivos y en los que es fácil que caigamos contagiados por el desánimo generalizado, es cuando más necesitamos sacar nuestra fuerza interior para no dejar de insistir hasta que lo consigamos. Vas a caer muchas veces, pero es algo con lo que debes contar y levantarte te ayudará a saltar más fuerte.
13. DISFRUTA DE TU TIEMPO LIBRE. Con esto quiero decir, que también debemos dedicar un tiempo a disfrutar de nuestros amigos, de hacer deporte, practicar actividades de ocio que nos satisfagan, y un sinfín de hábitos que nos ayuden a  sonreír y cargar las pilas para continuar con nuestra labor diaria.
14. MANTÉN TU MENTE ABIERTA. A nuevos retos, nuevas oportunidades, nuevos conocimientos y a hacer las cosas de forma diferente a como las hacías antes. Si antes no te daba resultado, cambia de estrategia y dale la vuelta a las cosas y a tus pensamientos.


Busca fuera y dentro de ti nuevas ideas para nuevos proyectos.

DESEMPLEAD@ O PROFESIONAL



Cuando nos encontramos en situación de desempleo nos invaden dudas e inseguridades que pueden mermar nuestra capacidad y valor como profesionales. Pero no debemos olvidar lo que somos, lo que hemos aprendido y lo que nos queda por aprender.
Cuando nos enfrentamos en nuestro día a día a la búsqueda de empleo, no debemos olvidar esta premisa: soy un/a profesional con mucho trabajo en búsqueda activa de empleo.
Digo esto porque se nos olvida tener en cuenta la imagen que proyectamos a nuestros posibles empleadores, y qué buscan éstos en nosotros. Si nos vamos a presentar a un empresario/a para dejarle nuestro cv o a una entrevista de selección, lo que éste quiere ver en nosotros es qué sabemos hacer y qué le podemos aportar como profesionales.
Todos sabemos la dura situación laboral que atraviesa nuestro país, pero si alguien nos tiene que seleccionar, no lo va a hacer por nuestra dura situación personal sino por demostrar nuestras habilidades profesionales y qué le vamos a aportar a la empresa.
Por todo ello, es muy importante que cuidemos nuestra actitud. Buscar un empleo es un trabajo más que requiere la dedicación de mucho tiempo, reciclaje, adquisición de nuevos aprendizajes, nuevos proyectos y nuevos hábitos de vida profesional. 

                             DEBEMOS PENSAR Y ACTUAR COMO PROFESIONALES

17 dic. 2013

LOS MIEDOS NOS IMPIDEN AVANZAR

¿Alguna vez te has preguntado si realmente haces todo lo posible en tu búsqueda de empleo o para favorecer tu desarrollo profesional?, ¿Cuántas oportunidades se nos presentan en la vida y vemos que sólo unos pocos las saben aprovechar?
            En la consecución de nuestros objetivos es muy importante tener iniciativa y aprovechar cualquier oportunidad que nos surja por pequeña que esta sea y debemos desechar todos los miedos que nos impiden hacerlo. La mayoría de las veces que no aprovechamos alguna oportunidad es por miedo, nos ponemos una serie de barreras que nos impiden avanzar. 

Estos miedos o barreras psicológicas suelen ser:

-          Miedo al fracaso
-          Miedo a la presión social
-          Miedo a asumir riesgos

Cuando nos enfrentamos a estos miedos y avanzamos, diferenciándonos de los demás y de lo que hacíamos antes, nos podemos dar cuenta de que el riesgo asumido no era tan grave como previamente nos habíamos imaginado. 

Y, ¿de qué forma podemos enfrentarnos a éstos miedos?

Simplemente haciéndolo. Tomando la decisión de hacerlo. Dar un paso hacia delante. Dando pequeños pasos hacia delante y haciendo aquello que antes no nos atrevíamos a hacer. 

¿Qué es el fracaso?. Cada persona le puede dar unas connotaciones diferentes, en función de sus valores, experiencias vividas y sus expectativas frente a la vida. Lo que para uno es fracaso, para otro puede no serlo. Pero, ¿y si realmente nos enfrentamos a un fracaso?, ¿qué ocurriría?...

…Nada, solo ocurrirá lo que tú quieras que ocurra. De tí depende superar antes o después el fracaso, aprender de él y buscar nuevos horizontes, nueva forma de pensar y nueva forma de actuar.

La presión social es otro de los miedos muy arraigados en nuestra sociedad. Todos queremos ser aceptados socialmente y todos queremos triunfar en la vida. Sin embargo, cuando vemos que alguien sobresale y hace algo diferente para perseguir sus sueños, nos puede  parecer extravagante, y normalmente suele recibir alguna crítica social. 

Ocupémonos de conseguir nuestros propios sueños, en lugar de poner el foco de mira en quienes hacen algo para lograr los suyos.

Otro miedo que nos impide avanzar es el miedo a asumir riesgos. Valoremos lo que nos jugamos en la partida y si realmente perdemos algo de valor para nosotros. Si eso que perdemos es muy valioso deberíamos cambiar de estrategia, pero si solo se trata de miedos, suposiciones y fantasmas imaginados por nosotros, ¿por qué no asumir ese riesgo?.

Nos podemos llevar una grata sorpresa. 
Vale la pena dar el primer paso.