16 nov. 2015

Más de 10 motivos para sonreír aunque todo esté perdido

Tod@s pasamos alguna vez en nuestra vida por momentos muy duros, algunas personas lo pasan más de una vez, bien sea por problemas personales o laborales. A veces es una unión de ambos y si ya hablamos de falta de salud nuestra o de algún ser querido la cosa se complica con creces.

Hace poco hablé con una amiga a la que admiro por su fuerza interior y su voluntad. Hacía mucho que no hablaba con ella y la última vez que la vi me contó que sus problemas habían incrementado. Su madre, que parecía había superado una enfermedad grave, volvía a recaer en la misma. Su marido que, por fin encontró un empleo, resulta que aún no le han pagado ni una sola nómina. Mi amiga estaba sin trabajo, y sin una perspectiva cercana debido a los nuevos recortes, que, aunque nos quieran hacer creer que no, pero la crisis perdura y dura.

A pesar de ello, esta amiga me lo contaba con valentía y tesón. Coraje no le falta. Y es que, como ella me dice “no me queda más remedio”.
No es el momento para hundirse, sin embargo parece que esta sí es la opción para otras personas.

Cuando pasamos por estos momentos tenemos dos opciones:

Decidir que todo se acaba, abandonarte y dejar tu vida en manos de la suerte.
O
Decidir tomar las riendas de tu vida, sólo TÚ controlas y conduces tu vida.

Pues bien, como nuestra vida depende de las decisiones que tomamos en función de los sucesos que vamos viviendo, aquí te propongo una serie de  motivos para sentirnos positiv@s y no perder la sonrisa.

  1. Cuando sonreímos, los hechos pierden dureza y podemos verlos desde otra perspectiva.
  2. Siempre puede ser más grave de lo que es. 
  3. Céntrate en los aspectos positivos, siempre los hay.
  4. Cuando estamos alegres nos sentimos más fuertes para afrontarlo, para pensar y tomar decisiones.
  5. Si somos personas alegres nuestro sistema inmunitario es más fuerte.
  6. Desaparecen las enfermedades psicosomáticas y te sentirás mejor.
  7. Nuestra sonrisa y alegría se contagia alrededor y las personas de nuestro entorno nos lo agradecerán.
  8. Porque no tienes más remedio.
  9. Este punto lo dejo para que lo rellenes TU. Será tu propio motivo para sonreír.
  10. Esta es la aportación de Susana Busto: "Cuando sonreímos frente a un problema se ilumina no sólo nuestro camino sino el de las personas con las que interactuamos, y eso es una fuente de motivación".


Nuestros pensamientos condicionan nuestros actos. Si estos son negativos, es  más que probable que no nos sintamos capaces de hacer muchas cosas, de innovar, ni siquiera de pensar de forma clara para buscar soluciones.
Si nuestros pensamientos son positivos nos sentiremos capaces de todo lo que nos propongamos.

Si tu caso es que has perdido la sonrisa, te recomiendo una seria de acciones y pensamientos para recuperarla o mantenerla para siempre:
  1. No te centres en los obstáculos, sino en las oportunidades.
  2. No te encierres, habla con amigos.
  3. Ve al cine o a algún evento cultural que te guste y apasione. Da paseos placenteros.
  4. Mira, observa, asiste a eventos de networking, conferencias, lee libros que te aporten algo de interés, aprende, escucha. Se te ocurrirán nuevas ideas.
  5. No envidies lo que tienen otros. Admira a los que tienen éxito y reflexiona cómo lo habrán conseguido. Toma nota de ello.
  6. No dejes que el miedo te detenga.
  7. Rodéate de personas positivas que te ayuden a ver las cosas desde otra perspectiva.
  8. Practica deporte.
  9. Dale la vuelta a las cosas.
  10. Si no funciona el plan A pasa al plan B.
  11. Da el paso. Quizás este es el momento de lanzarte a hacer aquello que hasta ahora no te habías atrevido. Si ya lo has “perdido todo”, es el momento de emprender algo nuevo. Ya no hay nada más que perder.
Espero que te haya sido útil, seguro que tú tienes tus propios motivos y recursos para sonreír y ser positivo.

Os dejo con este divertido vídeo que nos aporta una serie de recomendaciones para ser felices. BE HAPPY.




Gracias por leerme. Si te ha gustado puedes compartirlo y dejar tu comentario. Nos vemos en las redes.